BBVA

Tu Ayuda vale Doble

Lo natural es sentir miedo. Lo impredecible tiene ese efecto, de derrumbar todo aquello que creíamos cierto. De convertirnos en un instante en seres completamente vulnerables. Y no porque el mundo se haya detenido o que en nuestra reclusión hayamos redescubierto los placeres que creíamos perdidos. No es cierto. El mundo sigue ahí, pero ya no cuenta con nosotros. Detrás de los cristales reverdece la naturaleza aliviada en nuestra ausencia.

Es lo natural, replegarnos, protegernos hasta que todo pase. Pero también es de la condición humana remontar esos temores. Sabernos que no estamos solos. Es cierto, la desesperación a veces nos torna egoístas y desdichados. Pero más son las ocasiones en las que hemos sido capaces de incorporarnos y tender una mano amiga. Alentar a los que aún se repliegan, que es también una forma de alentarnos a nosotros mismos. Porque este miedo es compartido y esta sombra se cierne sobre todos. Más solo hay una forma de enfrentarla: juntos, alineado a nuestro valor Somos un solo equipo.

Así nació nuestra campaña “Tu ayuda vale el doble”. Una colecta entre nuestros colaboradores para la compra de equipos de seguridad para el personal médico del Ministerio de Salud y EsSalud, quienes se encontraban en la primera línea de defensa en la lucha contra el COVID-19.

A ellos que combaten a diario y en desigualdad de condiciones, les decimos que no están solos y que desde la distancia, cual si fueran abrazos invisibles, les alcanzamos la calma necesaria para contener esta amenaza. Tenemos todo en contra, pero también nos tenemos a nosotros para sostenernos unos a otros. Y que desde lo poco, acumulemos mucho. Que en los momentos de agobio sea tal nuestra grandeza que podamos privarnos de un dinero y a alcanzar a aquellos que batallan, más que seguridad, una palabra de aliento.

A pesar de las circunstancias, se logró unir esfuerzos, logrando el compromiso de todos quienes conformamos el equipo BBVA, sacando adelante en muy corto tiempo una campaña comunicacional que invitara al involucramiento de todos los colaboradores en un momento tan sensible.

Todos quienes fuimos partícipes en la construcción de esta iniciativa remontamos procesos en tiempo record para alcanzar la meta que nos habíamos trazado, buscando siempre optimizar los recursos y sin descuidar la calidad que se requería para cada uno de los equipos de protección personal que debíamos comprar.

A ese esfuerzo, se suma nuestro banco, el BBVA. Para volver a decirlo. “Tu ayuda vale el doble”. A tu aporte sumamos el nuestro. Y así, estuvimos en condiciones de alcanzar a los que luchan, los equipos y nuestros deseos que todo esto acabe pronto.

La actitud positiva y respuesta inmediata del equipo BBVA nos motiva e inspira a seguir trabajando para crear oportunidades para la sociedad en su conjunto. Sabemos que juntos podemos superar las metas que nos trazamos y que no hay nada imposible.

Porque en esa ayuda están también esas manos invisibles a las que nos asimos todos.