Apoyo Comunicación

Check Diario

9:45am y todavía no puedo verificar si José amaneció bien. Ayer y anteayer estaba bien, pero al virus no se le puede bajar la guardia.

Cuando empezamos el trabajo remoto al 100%, nuestro jefe nos encargó al equipo de asistentes un protocolo de chequeo diario para todos los que trabajamos en la oficina y las personas con las que conviven, sean familiares o no. Nos repartimos la lista y cada día tenemos que comunicarnos con unos 20 compañeros para estar seguro de que ellos y sus familiares o convivientes estén bien, además de que no tienen ningún inconveniente en términos de TI para su trabajo.

Al comienzo parecía rutina, pero con el paso del tiempo y el avance de la pandemia, me he dado cuenta de la importancia de cumplir este protocolo. Reconforta recibir su mensaje o escuchar su voz y saber que están bien. El trabajo remoto es un privilegio hoy, pero tiene la desventaja de que uno se puede sentir aislado. Chequearnos diariamente ha generado un ritual de camaradería que antes en la oficina no teníamos.

10:00am y todavía no me responde. ¿Habrá pasado algo?

Chequear que todos estén bien nos ha servido no sólo como rutina para mantenernos unidos a la distancia, sino principalmente nos ha permitido ayudar a la gente que lo necesitaba cuando lo necesitó, respetando su privacidad. Como aquella vez que una persona me dijo que presentaba síntomas. Le ayudamos consiguiendo una prueba y cuando salió positivo la prueba le llamaba 2 o 3 veces al día para levantarle los ánimos.

Tres compañeros han tenido COVID19, y todos decidieron voluntariamente dar su testimonio para contar su experiencia y lecciones aprendidas en la reunión virtual que tenemos con toda la empresa. Es también una manera de cuidarnos juntos, de aprender de la experiencia de quien pasó por el trance, y las precauciones que hay que tener siempre. Y, es que, por distintas formas y desde un inicio, la decisión de la empresa fue la de cuidarnos entre todos.

10:15am: por fin recibo el mensaje de José. ¡Todo bien! Uuuff, una preocupación menos y otro día sin incidentes que reportar.